Preservación de la fertilidad

Los avances conseguidos en el tratamiento del cáncer hacen que cada vez sea mayor el porcentaje de enfermos que sobreviven a la enfermedad en edad infantil y reproductiva. En general, se estima que en la población mundial hay aproximadamente 25 millones de personas que han sobrevivido al cáncer. El 80% de los cánceres pediátricos sobreviven. Estas cifras y otras publicadas por el Instituto del Cáncer americano en 2007-08, ponen de manifiesto que cada vez habrá más pacientes tratados de cáncer con deseos de procrear.

Ahora bien, la quimioterapia y las radiaciones ionizantes con frecuencia producen en la mujer disminución de la reserva ovárica, o fallo ovárico e infertilidad, y en el varón oligospermia, o azoospermia e infertilidad. Ello ha motivado la preocupación por preservar la fertilidad en estos tratamientos y ha dado lugar a una emergente actividad médica que los anglosajones empiezan a llamar ONCOFERTILIDAD, y que va a incluir la actitud preventiva en la trasmisión de las mutaciones genéticas en el cáncer hereditario.

Las técnicas utilizadas para la preservación de la fertilidad son:

  • Congelación de embriones

  • Congelación ovocitos

  • Congelación de tejido ovárico

  • Maduración in vitro de ovocitos

En el varón, la técnica es más sencilla, pues se trata de congelar semen antes de iniciar los tratamientos quimioterápicos o radioterápicos.